Las frutas y hortalizas es uno de los grupos  más importante dentro de la dieta mediterránea. La Asociación Americana del Corazón y otros organismos internacionales recomiendan que nuestra dieta incluya 5 o más porciones al día de frutas y hortalizas.

La fibra de estos alimentos ayuda al tránsito digestivo y reduce los niveles de colesterol mientras que las vitaminas y minerales tienen efectos antiinflamatorios y antioxidantes