La calabaza es uno de nuestros productos estrella, no puede faltar como ingrediente o como protagonista en la dieta mediterránea. Se utiliza tanto en repostería como en guisos o cremas.

Es fuente de fibra, por lo que ayuda a mejora el tránsito gastrointestinal. Además, su alto contenido en agua y bajo en hidratos de carbono y grasas lo hace un alimento muy saludable e ideal para dietas con bajo contenido calórico.

A nivel nutricional aporta aminoácidos necesarios para la reparación y el buen funcionamiento muscular, óseo y nervioso. También aporta minerales (calcio, magnesio y potasio, entre otros) y muchas vitaminas (A, C, B1, B2, B6, B12, E y D) necesarias para el buen funcionamiento del sistema inmunológico y con propiedades antioxidantes.

Cultivamos dos tipos de calabaza: cacahuete y carruécano.

La calabaza cacahuete o violina (Cucurbita moschata) es dulce, cremosa, compacta y con forma de cacahuete, de ahí su nombre. Puedes utilizarla para la preparación de cremas, guisos, se puede freír, asar al horno incluso cruda.  Además, sin abrir puedes conservarla varios meses a temperatura ambiente y, si abierta, puedes incluso congelarla en porciones

La calabaza carruécano o vasca es alargada y de gran tamaño, con abombamiento en los extremos, de color anaranjada más intenso que en la variedad cacahuete. Se suele servir como acompañamiento de otros platos o en guisos.