La col blanca o repollo es una hortaliza muy apreciada desde siempre, ya eran cultivadas por los egipcios porque las consideraban medicinales. Su consumo se ha extendido por todo el mundo.

La forma más común de consumirse es guisado o cocido aunque también se puede incluir en ensaladas.

Desde el punto de vista nutritivo tiene numerosas  vitaminas y minerales. También tiene una importante cantidad de azúcar y almidón que permite un tiempo de conservación mayor que el resto de las hortalizas.