El nabo pertenece al género de las Brasiccas. Gracias a las diferentes variedades que existen se pueden encontrar durante todo el año.

El nabo tiene escaso aporte calórico ya que su mayor parte está formada por agua y tiene un bajo contenido en hidratos de carbono y es alto en fibra.

En cuanto a las vitaminas, tiene una buena dosis de vitamina C y de folatos pero es escasa en A,B y E. El mineral que más contiene es el potasio, seguido de calcio, fósforo y yodo.

Además, los nabos son ricos en antioxidantes y son muy recomendables para niños y embarazadas ya que tiene una concentración alta de folatos.

También gracias al potasio se favorece la eliminación de líquidos.